CIRCULAR Nº 003-2020 - COVID

INFORMATIVO LABORAL
16.03.2020.
 
En el ámbito laboral, las medidas para prevenir y reducir el riesgo de propagación del Coronavirus (COVID-19) aprobadas por el Decreto de Urgencia N° 026-2020-MINSA de fecha 15 de marzo de 2020, son las siguientes:
 
  • Trabajo remoto
    • Definición: Prestación de servicios subordinada con la presencia física del trabajador en su domicilio o lugar de aislamiento domiciliario, utilizando cualquier medio o mecanismo que posibilite realizar las labores fuera del centro de trabajo, siempre que la naturaleza de las labores lo permita.
 
  • Aplicación del trabajo remoto
    • Es facultad del empleador decidir la implementación del trabajo remoto para: (i) todos los trabajadores cuando la naturaleza de las labores lo permita, (ii) trabajadores impedidos de ingresar al país por las disposiciones sobre el COVID-19, (iii) modalidades formativas u otras análogas.
    • Es obligatorio aplicar el trabajo remoto para trabajadores considerados en el grupo de riesgo por edad y factores clínicos establecido en el documento técnico denominado “Atención y manejo clínicode casos de COVID-19 - Escenario de transmisión focalizada”, aprobado por Resolución Ministerial Nº 084-2020-MINSA y sus modificatorias.
    • Está prohibido aplicar el trabajo remoto para trabajadores confirmados con el COVID-19, ni a quienes se encuentran con descanso médico, en cuyo caso opera la suspensión imperfecta de labores (suspensión de la obligación del trabajador de prestar servicios sin afectar el pago de sus remuneraciones).
    • Si no es posible aplicar el trabajo remoto, el empleador debe otorgar una licencia con goce de haber sujeta a compensación posterior.
 
  • Obligaciones del empleador y trabajador.
 
  • Del empleador: (i) No afectar la naturaleza del vínculo laboral, la remuneración y demás condiciones económicas, (ii) Informar las medidas de seguridad y salud durante el trabajo remoto, (iii) Comunicar la implementación del trabajo remoto, mediante cualquier soporte físico o digital que permita dejar constancia.
  • Del trabajador: (i) Cumplir con la normativa vigente sobre seguridad de la información, protección y confidencialidad de los datos, así como guardar confidencialidad de la información proporcionada por el empleador, (ii) Cumplir las medidas y condiciones de seguridad y salud en el trabajo, (iii) Estar disponible, durante la jornada de trabajo.
 
  • Equipos y medios para el desarrollo del trabajo remoto
Pueden ser proporcionados por el empleador o el trabajador.
 
  • Subsidio por incapacidad temporal para el trabajo – Es-Salud
    • De manera excepcional, el seguro social de salud (Es-Salud) otorgará a los trabajadores diagnosticados con COVID-19, cuya remuneración mensual sea hasta S/ 2 400.00 (dos mil cuatrocientos con 00/100 soles), el subsidio por incapacidad temporal para el trabajo.
    • Dicho subsidio está a cargo de Es-Salud y se otorga por los primeros 20 días de incapacidad contados a partir del día 21.
    • La entrega del subsidio a los empleadores se realiza en un plazo máximo de cinco (5) días hábiles, contados desde la presentación de la solicitud.
 
Nota: Se está a la espera de normas complementarias que podrían precisar o aclarar algún punto contenido en el presente informativo.
 
Anexo 1:
Sectores comerciales en los que los trabajadores tienen permitido laborar en el marco del Estado de Emergencia Nacional.
En concordancia con el art. 4 del Decreto Supremo N° 044-2020-PCM que declara Estado de Emergencia Nacional por las graves circunstancias que afectan la vida de la Nación a consecuencia del brote del COVID-19, los trabajadores únicamente podrán asistir a su centro de labores si se desempeñan en:
  1. Producción y abastecimiento de alimentos, incluyendo su almacenamiento y distribución para la venta al público.
  2. Producción y abastecimiento de productos farmacéuticos y de primera necesidad.
  3. Centros, servicios y establecimientos de salud, así como centros de diagnóstico, en casos de emergencias y urgencias.
  4. Servicios de agua, saneamiento, energía eléctrica, gas, combustible (incluye producción, almacenamiento, transporte, distribución y venta), telecomunicaciones, limpieza y recojo de residuos sólidos, y servicios funerarios.
  5. Asistencia y cuidado de personas adultas mayores, niñas, niños, adolescentes, dependientes, personas con discapacidad o personas en situación de vulnerabilidad.
  6. Entidades financieras, seguros y pensiones, así como los servicios complementarios y conexos que garanticen su adecuado funcionamiento.
  7. Hoteles y centros de alojamiento, solo con la finalidad de cumplir con la cuarentena dispuesta.
  8. Medios de comunicación y centrales de atención telefónica (call center).
  9. Otras actividades análogas a las señaladas anteriormente.
  10. Aquellas actividades adicionales estrictamente indispensables de los sectores productivos e industriales que incluya el MEF, de manera excepcional y sin afectar el estado de emergencia.
 
  • Recuerda: Los trabajadores que no se encuentren en los supuestos antes citados no pueden ser obligados por sus empleadores a asistir al centro de trabajo. Los empleadores están facultados para aplicar el trabajo remoto si lo permite la naturaleza de las labores. De no ser posible, los trabajadores contarán con licencia con goce de haber sujeta a compensación.
Anexo 2:
Comunicado del Ministerio de Trabajo de fecha 16.03.2020
El Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo, en atención a la declaratoria de Estado de Emergencia Nacional, decretada mediante el Decreto Supremo N° 044-2020-PCM, por las graves circunstancias que afectan la vida de la Nación a consecuencia del brote del coronavirus COVID-19, comunica lo siguiente:
  • La declaración de estado de emergencia nacional decretada por el Poder Ejecutivo no justifica el despido de ningún trabajador o trabajadora. La Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral - SUNAFIL efectuará las fiscalizaciones necesarias para frenar cualquier tipo de arbitrariedad que vulnere los derechos de los trabajadores y sancionar estos actos con severidad en el marco de esta emergencia. Toda decisión que prive al trabajador de su vínculo laboral es inaceptable. Ni la declaratoria de emergencia ni el hecho de contraer o ser sospechoso de tener COVID-19 constituye causal válida de despido o cese de la relación laboral.
  • Solo podrán circular por la vía pública los trabajadores y trabajadoras que cumplan labores vinculadas a la prestación de servicios y acceso a bienes esenciales, esto es, aquellos que se desempeñan en:
  • Producción y abastecimiento de alimentos, incluyendo su almacenamiento y distribución para la venta al público.
  • Producción y abastecimiento de productos farmacéuticos y de primera necesidad.
  • Centros, servicios y establecimientos de salud, así como centros de diagnóstico, en casos de emergencias y urgencias.
  • Servicios de agua, saneamiento, energía eléctrica, gas, combustible (incluye producción, almacenamiento, transporte, distribución y venta), telecomunicaciones, limpieza y recojo de residuos sólidos, y servicios funerarios.
  • Asistencia y cuidado de personas adultas mayores, niñas, niños, adolescentes, dependientes, personas con discapacidad o personas en situación de vulnerabilidad.
  • Entidades financieras, seguros y pensiones, así como los servicios complementarios y conexos que garanticen su adecuado funcionamiento.
  • Hoteles y centros de alojamiento, solo con la finalidad de cumplir con la cuarentena dispuesta.
  • Medios de comunicación y centrales de atención telefónica (call center).
  • Los/as trabajadores/as del sector público que excepcionalmente presten servicios necesarios para la atención de acciones relacionadas con la emergencia sanitaria producida por el COVID-19.
  • Otras actividades análogas a las señaladas anteriormente.
  • Aquellas actividades adicionales estrictamente indispensables de los sectores productivos e industriales que incluya el MEF, de manera excepcional y sin afectar el estado de emergencia.
  • Los empleadores deben brindar a los citados trabajadores y trabajadoras todas las facilidades necesarias para que puedan prevenir y atenderse ante el COVID-19.
  • Los trabajadores y trabajadoras del sector público y privado que no se encuentren en los supuestos antes citados deben acatar la medida de aislamiento social obligatorio, sin poder ser obligados por sus empleadores a asistir a sus centros de labores.
  • Como gobierno hemos emitido disposiciones para priorizar que todas y todos los trabajadores del sector público y privado puedan cumplir sus labores desde su domicilio a través del trabajo remoto, siempre que ello sea posible, a fin de evitar mayores riesgos de contagio en el centro laboral o durante su traslado. Esta es una medida excepcional para salvaguardar la salud de las y los trabajadores y de sus familias.
  • El gobierno exhorta a los empleadores a priorizar el empleo del trabajo remoto por el tiempo que dure la emergencia sanitaria, el cual permitirá que trabajadores y trabajadoras realicen sus labores desde casa, utilizando los medios informáticos, de comunicación u otros mecanismos que pudiera acordar con el empleador. En caso de no ser posible, los trabajadores contarán con licencia con goce de haber sujeta a compensación.
  • Recordamos a los empleadores que, al inicio del trabajo remoto, están obligados a informar al trabajador sobre las medidas y condiciones de seguridad y salud en el trabajo que los trabajadores y trabajadoras deberán observar.
Finalmente, hacemos un llamado a las y los empleadores a salvaguardar la integridad y salud de su equipo de cualquier riesgo de contagio. Asimismo, a las trabajadoras y trabajadores a respetar las medidas dictadas por el gobierno y quedarse en casa con sus familias como una medida de prevención y a denunciar el incumplimiento de estas medidas mediante los canales habilitados para ello, estaremos atentos para la aplicación de sanciones ejemplares.